dom. May 31, 2020

Nueva tecnología para reducir contaminación en el D.F.

Compartir

Demostración pública
Tony Garza, Embajador de Estados Unidos en México, y Andrés Manuel López Obrador, Jefe del Gobierno del Distrito Federal, realizaron una demostración pública del proyecto piloto de Retroadaptación de Equipos de Control de Contaminantes en Autobuses Urbanos a Diesel en la Ciudad de México.

El programa, conocido como Retrofit, consiste en colocar en 20 unidades de la Red de Transporte de Pasajeros (RTP) del Distrito Federal, trampas de partículas y convertidores catalíticos certificados por la Agencia de Control Ambiental de los Estados Unidos de América (EPA), diseñados especialmente para operar con diesel de ultra bajo contenido de azufre.

El programa piloto para el transporte urbano de la Ciudad de México inició en junio del 2004 con la visita a México del Administrador General de la EPA, Michael Leavitt.

El gobierno de los Estados Unidos contribuyó con 350 mil dólares para el proyecto que tendrá un costo de medio millón de dólares, mientras que el Centro para el Transporte Sustentable del Instituto para los Recursos Mundiales (WRI por sus siglas en inglés), con sede en Washington, aportó el resto.

El uso de esta tecnología estadounidense en la que han participado empresas como Jonson Tatthey Technology y Fleetguard Nelson, pretende reducir hasta un 90 por ciento la emisión de las partículas contaminantes al modificar el sistema de escape de autobuses públicos de pasajeros.

El parque vehicular a diesel de la Zona Metropolitana del Valle de México contribuye con el 71 por ciento de las emisiones de partículas menores a 2.5 micras (PM 2.5) y el 42 por ciento de las de óxidos de nitrógeno (NOx), importante fuente generadora de ozono.

Al acto asistieron la doctora Claudia Sheimbaum, secretaria de Medio Ambiente del Gobierno del Distrito Federal, la licenciada Luz Elena González, directora general de la Red de Transporte de Pasajeros (RTP) así como representantes de la EPA, de WRI, de PEMEX y de Semarnat.