lun. Feb 17, 2020

Mayor competitividad ante los autotransportistas de EU y Canadá: Canacar

Compartir

• En 10 años se prevé la renovación total del transporte de carga nacional
• En breve se podría emitir el fallo para que se prohíba la inversión extranjera en el autotransporte de carga nacional

Antes de que termine este año, el autotransporte de carga mexicano invertirá más de 6 mil millones de pesos -15 por ciento más que en el 2004- en la renovación de unidades. El objetivo es lograr, en un periodo de 10 años, la renovación total del autotransporte de carga nacional, informó León A. Flores González, presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar).

En conferencia de prensa el líder de los transportistas comentó que lo anterior nos permitirá ser más competitivos frente a los autotransportistas de Estados Unidos y Canadá, quienes manejan unidades con un promedio de entre tres y cuatro años de antigüedad, contra el promedio en México que es de entre 16 y 17 años.

Dijo que otro de los mecanismos para fortalecer a la industria deriva en la defensa jurídica que emprendió la Canacar ante el Tribunal de Justicia Fiscal y Administrativa para impedir la inversión extranjera en el sector.

Esto, apuntó, debido a la inequidad que enfrenta esta actividad en el país, ante el incumplimiento de Estados Unidos al no abrir su frontera a los operadores mexicanos desde 1995, como establece el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Según la Canacar, en uno o dos meses ese Tribunal podría emitir el fallo para que la Secretaría de Economía (SE) prohíba la inversión extranjera en el autotransporte de carga nacional y difiera la entrada en vigor del calendario de apertura, que permite la inversión foránea hasta en 100 por ciento en el capital social de firmas mexicanas, desde el 1 de enero de 2004.

La Canacar, puntualizó León Flores, no se opone a la participación de capital extranjero en la industria, pero primero deben resolverse algunos temas, como el ingreso de camiones mexicanos a territorio estadounidense.

Aunque el propio TLCAN prevé la facultad del gobierno federal de aplicar la suspensión de beneficios de efecto, equivalente tanto en materia de servicios como de inversión, sólo se ha limitado a impedir la prestación de servicios de transporte por parte de empresas de Estados Unidos, aseveró.

El mismo TLCAN ha dejado abierta la puerta para que inversionistas foráneos participen en compañías nacionales del ramo a pesar de que en la práctica no se ha dado la actividad de transporte internacional entre México y Estados Unidos, concluyó.

Más iformación en Alianza Flotillera 84 mayo de 2005