lun. Feb 17, 2020

Renovado de llantas, ¿industria en decadencia?

Compartir

Llantas para camión y autobús
 La situación actual del renovado de llantas en nuestro país está siendo seriamente afectado, por un lado debido a la escasez de materias primas, y, por otro, la entrada y comercialización de neumáticos procedentes de China, principalmente.

De acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Distribuidores de Llantas y Plantas Renovadoras, A.C (Andellac), en Estados Unidos por cada llanta original existen 1.6 renovadas; en Europa por cada neumático nuevo hay dos renovados; en Brasil por cada llanta original existen 2.2 renovadas, y en México por cada llanta nueva hay 0.6 neumáticos renovados.

Después de que grandes empresas europeas que producían la materia prima para la elaboración de llantas cerraron sus puertas, los chinos vieron un mercado potencial, iniciándose la decadencia de una industria de importancia mundial, comentó William Vasconcelos Callaffel, vicepresidente de Andellac y representante comercial de Galgo.

Destacó que en México existen reglas y normas mínimas para poner a rodar esas llantas, venderlas y comercializarlas, pero el usuario puede distinguir fácilmente la calidad de éstas contra las que se venden legalmente en el país.

Pero a pesar de ello, señaló, en el mercado mexicano se ha iniciado una batalla por la oferta y demanda, provocando con ello la escasez de un producto confiable, principalmente para el segmento de camión.

Irónicamente se está dando una sobreoferta de llantas económicas muchas de ellas procedentes de China.

Vasconcelos Callaffel explicó que en el caso de los productos chinos, estos son fabricados con una mezcla de hule fino con otros de muy baja calidad, por lo que su costo es mínimo comparado con lo que ofrecen las marcas reconocidas, lo que resulta atractivo para muchas empresas transportistas.

“La falsa ilusión que genera el bajo precio en las llantas no permite a los transportistas, principalmente el hombre-camión, tomar en cuenta que el rendimiento de éstas es bajo”, y si a esto le agregamos que no se realizan procesos de mantenimiento adecuados, estamos ante un importante detrimento de la industria del renovado, puntualizó.

Destacó que el principal problema es que las empresas buscan precio y no calidad en el servicio y rendimiento. El cliente se acerca al proveedor y lo único que espera es pagar menos dejando de lado los beneficios y garantías, que a largo plazo se verán reflejados en sus costos por operación.

Desafortunadamente, puntualizó William Vasconcelos, se observa también la falta de una cultura de compra.

Se tiene la falsa idea de que un buen comprador es aquel que paga menos, pero no es así, es quién sabe que se beneficiará en sus costos por kilómetro, que sus llantas rodaron toda su vida original y pudieron ser renovadas, evitando que durante ese lapso se comprarán neumáticos nuevos.

Una área de oportunidades

A pesar de esta problemática, nuestro entrevistado destacó que hay que verlo como una área de oportunidades, que permitirá mejorar la creatividad y los servicios que actualmente ofrecen muchas marcas de llantas.

Sin duda, hay que convencer a los usuarios de adquirir llantas de calidad y cómo darles un mejor cuidado, evitar que cuando presenten algún daño sean reparadas en el taller de la esquina, que lo único que hacen es dañar más las llantas.

“Cabe destacar que en México se encuentran las principales marcas de llantas reconocidas mundialmente, quienes año con año invierten fuertes cantidades de dinero en sus diferentes áreas para ofrecer productos de alta calidad, así como procesos innovadores en el renovado”, señaló.

En el caso de Galgo expresó que siempre buscan ser superiores, brindar mayor tecnología y asistencia. Actualmente cuentan con más de 50 por ciento de participación en el mercado nacional.

En el Club de Flotas de Galgo están trabajando en cómo poder resolver la problemática que más impacta a un transportista qué es cómo mejorar sus costos, cómo reducir sus gastos de operación y extender la vida útil de los neumáticos.

Pero lo más importante, agregó nuestro entrevistado, es crear en el transportista una cultura de compra, así como de mantenimiento y renovado.

En las diferentes cámaras donde están asociadas las empresas transportista, se tienen registros e indicadores de las marcas que llevan a cabo el renovado y de la calidad que ofrecen.Gracias a esta información, el cliente puede tener la certeza que cualquiera de las marcas registradas cuentan con el prestigio y soporte.

Podemos superar este problema por medio de mejores soluciones al transportista y no únicamente precio, ya que hay que tomar en cuenta que las llantas representan el segundo gasto más importante de una flota, concluyó.

Más información en Alianza Flotillera 85 junio de 2005