mar. Abr 7, 2020

Construcción del nuevo aeropuerto, contra el robo de combustible

Compartir

La construcción del nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México formará parte de la lucha contra el combustible ilegal

Según datos difundidos a través de diferentes medios, la sustracción, disposición y enajenación indebida de combustibles en México ha aumentado en las últimas semanas, afectando a varios sectores del transporte y la industria.

Ante este panorama, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a través del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), llamó a las empresas que participan en la construcción del nuevo aeropuerto, para que establezcan mecanismos de control y estrategias para evitar actos u operaciones ilegales relacionados con la compra, distribución y enajenación ilegal de combustibles en la prestación de los servicios a la construcción del aeropuerto.

De esta manera, solicitó a las constructoras diseñar y ejecutar programas permanentes para vigilar la compra del combustible que utilizan los transportes que participan en la construcción; así como implementar campañas de orientación entre su personal para prevenir y evitar los factores que causan ese fenómeno delictivo y difundir las sanciones que señala la nueva Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos en Materia de Hidrocarburos.

El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México se comprometió a vigilar que las medidas mencionadas se implementen y estará atento de que todas las acciones emprendidas por las diferentes empresas contratadas para la construcción del Nuevo Aeropuerto, se conduzcan conforme a lo dispuesto por la ley.

Un grave problema

Se calcula que del año 2010 al 2014, las tomas clandestinas en los ductos de Pemex pasaron de 691 a 4,127. En promedio, el robo de combustible asciende a 5 mil millones de dólares cada año. Durante el año pasado, se contabilizaron aproximadamente 6,159 tomas clandestinas, siendo Sinaloa, Nuevo León, Jalisco, Guanajuato y el Estado de México donde se registran más tomas ilegales.

Actualmente, entidades de gobierno combaten el comercio ilegal de combustible a través de diversos programas y acciones en todo el territorio mexicano. Las penas por la extracción y comercialización de combustibles ilegales van de 15 a 25 años de prisión y multa de 15,000 a 25,000 días de salario mínimo vigente.