vie. Nov 15, 2019

Mexicolven: Eficiencia en cada operación

El ralentí hace referencia al número de revoluciones mínimas a las que el motor del vehículo se puede mantener funcionando, sin necesidad de tocar el pedal del acelerador.

Ralenti

Compartir

Para las empresas de transporte de carga, disminuir el consumo de diésel y lograr la eficiencia en su operación, son dos puntos esenciales para lograr la rentabilidad de su negocio. 

Sin embargo, son diversos los factores que intervienen y atentan para lograr su objetivo: modo de conducción, presión de las llantas, mantenimiento del vehículo, topografía de las carreteras, alineación de los ejes y tiempo excesivo de operación en ralentí, entre otros.

Nos centraremos en este último factor:

El ralentí hace referencia al número de revoluciones mínimas a las que el motor del vehículo se puede mantener funcionando, sin necesidad de tocar el pedal del acelerador. El número de revoluciones dependerá del tipo de vehículo, modelo o fabricante. Dejar el motor en ralentí significa que el vehículo no se está moviendo, pero el motor permanece encendido. 

Es aceptable que en la operación se contemple alrededor del 10% del consumo de combustible, para el modo ralentí. 

Esto incluye paradas en señal de stop o un semáforo, situaciones de tránsito pesado al ingresar a centros poblados, o pequeñas esperas; lo cual no generará ningún efecto negativo para el motor. Sin embargo, alargar esta práctica puede acarrear problemas. 

Los excesivos tiempos en ralentí representan consumos de cuatro a seis litros de combustible por hora. Adicionalmente, se generan cristalizaciones en las camisas de los cilindros del motor, se afinan los anillos y se degradan los aditivos, como el aceite lubricante.

Cuando la unidad no está en movimiento, ya no cuenta el factor del viento para que contribuya a la refrigeración del motor, entonces, éste eleva su temperatura más rápidamente y entra en funcionamiento el ventilador con más frecuencia, generando un consumo extra de combustible, ya que se estima el consumo de unos 50 hp del motor, cuando está en funcionamiento.

Mantener un motor diésel frío operando en ralentí durante una hora, produce tanto desgaste como el equivalente a manejar el vehículo por cuatro o cinco horas a una velocidad de 90 km/hr.

Dependiendo del tipo de trabajo, una flota de camiones puede pasar hasta un 50% de su tiempo en ralentí; el promedio común ronda el 30%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *