sáb. Ene 18, 2020

Ética y experiencia, el baluarte de Kenworth

Ingeniero de profesión y apasionado de las autos de carrera ha forjado una historia de 35 años de trabajo que se resumen en entrega y lealtad

Compartir

A sus 23 años, aun siendo estudiante del sexto semestre de la carrera de Ingeniería Mecánica en el Centro de Enseñanza Técnica y Superior (CETYS), Renato Villalpando Rivera se incorporó a Kenworth Mexicana, empresa en la que ha adquirido toda su experiencia y conocimiento de la industria.

Desde entonces, Villalpando Rivera ha ocupado distintas posiciones ascendentes dentro de la firma que incluyen la Dirección Adjunta Comercial y en 2010 la sucesión de Samuel Means III en la Dirección General de la compañía, cargo que ocupa en la actualidad.

El 5 de diciembre de 1984 se integró a la firma donde trabajó con Gustavo Vildósola Castro uno de los fundadores de la empresa en México. Comenzó su carrera en el sector del autotransporte durante el gobierno de Miguel de la Madrid Hurtado, una época en la que la economía mexicana buscaba reducir el gasto público y recuperarse de la crisis de 1982.

“Desempeñé distintas actividades, y desde hace 35 años colaboro para esta gran empresa. Nunca he tenido otro empleador”, enfatizó.

La carrera

Villalpando se define como un hombre tenaz, honesto y sincero, pero indica que el valor más importante que lo conduce es la ética, carácter que le ha permitido obtener buenos resultados a nivel profesional.

“La ética es uno de los valores que más relevancia tiene para mí, lo que me ha permitido llegar lejos y caminar con tranquilidad en todos los aspectos de mi vida. Considero que ser honesto y leal es importante”, explica.

Bajo esa filosofía de vida el directivo busca conducirse y transmitir a su equipo, a lo largo de 10 años, esa gallardía para formar equipos de alto desempeño, que actúen positivamente ante situaciones adversas y busque tener éxito en todo.

Lo anterior no es para menos, pues el sector del autotransporte exige altos estándares de calidad y servicio.

Para Renato Villalpando, el camino no ha sido del todo fácil. Dentro de su carrera en Kenworth ha sorteado diversos obstáculos y retos, ha pasado crisis como la devaluación del peso en 1994, la crisis mundial inmobiliaria del 2008, el alza en el precio del dólar, guerras comerciales y el surgimiento de nuevos competidores, entre otros.

También ha estado en momentos clave de la empresa como la ampliación de la planta de Mexicali en 2006, estrategia que incrementó el nivel de producción a 60 unidades durante el sexenio de Vicente Fox. Este año se alcanzaron las 90 unidades diarias, una cifra sin precedentes para la armadora.

Hoy en día, Villalpando lidera una compañía que posee 135 puntos de atención, más de 100 talleres, más de 1,000 bahías de servicio, cerca de 3,000 colaboradores y domina el 40% de participación en el segmento de vehículos pesados en el mercado mexicano.

Adicional, la planta mexicalense se ubica dentro de los primeros tres lugares en el nivel de calidad de la firma a escala global, compitiendo con sus filiales ubicadas en el continente americano y europeo.

“La ética me ha permitido llegar lejos y caminar con tranquilidad en todos los aspectos de mi vida”.

La historia

Villalpando Rivera es un hombre arraigado a sus raíces, a sus costumbres y a su país. Un hombre reservado, quién recuerda que desde muy joven descubrió a través de excursiones familiares su pasión por las carreras de automóviles y su interés por estudiar ingeniería mecánica para repararlos.

“Fue justo ahí donde me enganché a estar entre fierros. Fue tanta mi pasión que llegué a trabajar en talleres de servicio para aprender de mecánica automotriz, me gustaba mucho reparar vehículos y motocicletas”, explica a Alianza Flotillera.

Actualmente, compite dos veces al año en carreras de autos y hace algunos años dejó las competencias en motocicleta.

“Tengo dos vehículos de carreras de diferentes categorías, y otros que utilizo para hacer recorridos y practicar.

En ese contexto, al ser un hombre al que le gusta la competencia, trasladar este pasaje de su vida al terreno profesional toma mucho sentido, porque disfruta de comandar una de las marcas líderes de la industria.

¿En dónde se ve en los próximos años? A nivel profesional se visualiza impulsando a Kenworth Mexicana para seguir innovando con productos de la más alta tecnología, que tengan sentido para los clientes y el mejor retorno para los accionistas.

“Queremos continuar haciendo historia en Kenworth, seguir con la visión hacia el futuro que dejaron los fundadores. Buscaremos siempre ir hacia adelante, enfrentar retos de gran envergadura para seguir vigentes. Nos gustaría incrementar nuestra gama de productos e incursionar en otros segmentos. Tenemos cosas en el horno que se están cocinando y que pronto daremos a conocer”, apunta.

¿QUIÉN ES?

  • Originario de Mexicali, BC.
  • 59 años
  • Nació el 25 de enero
  • Su color favorito es el azul
  • El animal que más le gusta es el león

Este articulo puedes encontrarlo en nuestra edición impresa de diciembre. Consúltala aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *