lun. Feb 17, 2020

Los retos de la logística de hidrocarburos, ante la guerra contra el huachicol

Especialistas señalan que hubo errores en el combate al huachicoleo y que falta infraestructura energética en el país

Conalog_hidrocarburos_Flotillera

Compartir

La guerra contra el huachicol que emprendió el gobierno federal a inicios del 2019 provocó que la logística de hidrocarburos en nuestros país enfrentará nuevos retos, coincidieron especialistas en el marco del foro “La nueva cadena logística de hidrocarburos”, organizado por el Consejo Nacional de Ejecutivos en Logística y Cadena de Suministro (Conalog).

Ángel Apunte, director de Ventas, Químicos y Petroquímicos del Kansas City Southern de México (KCSM), explicó que la falta de abasto de combustibles a principios del año pasado, impulsó la importación de hidrocarburos por ferrocarril, lo que a su vez detonó el establecimiento de nuevos puntos de ingreso para la descarga de los mismos.

“El año pasado ante la escasez de producto logramos apoyar con la seguridad energética a través del desarrollo de ductos rodantes, para uno de nuestros principales clientes, Exxon Mobil. De ese modo ofrecimos el servicio de trenes unitarios de origen a destino con 96 carrotanques, lo que equivale a 65 mil barriles. Con ello pudimos garantizar la capacidad para la demanda de combustible”, detalló.

Agregó que ante dicho panorama, la compañía ferroviaria encontró un área de oportunidad en la logística energética desde la importación de refinados y gas LP, hasta la exportación de combustóleo; y obligó a que la firma explorara otras áreas como el movimiento de tuberías, swaps de crudo entre México y Estados Unidos, así como la importación de arena sílica para el fracking.

“Esto es un país y no un changarrito”

Mientras que para César Perea, director general de Grupo PERC, consideró que la guerra contra el huachicol no tuvo ninguna planeación, lo que provocó mayor estrés en la cadena logística de distribución de hidocarburos, “esto es un país y no un changarrito, se pudo haber hecho una estrategia sin haber dejado al país sin combustible”.

“Actualmente existen en el país ductos que no pueden ser utilizados porque se cerraron por el robo y eso complica la logística; lo anterior generó más estrés a la cadena de distribución de combustibles dado que en México los días de almacenamiento son de 3 a 8 días en promedio, depende de la zona del país y del tipo de combustible, pero es un almacenamiento operativo. Las terminales siempre están vacías todo el tiempo”, dijo.

El especialista explicó que lo anterior trajo consigo una logística colapsada en el movimiento de hidrocarburos que además es más cara, ineficiente y con muchos “asegunes”, dado que están muy apretados los tiempos de distribución de los combustibles y cualquier error o imprevisto puede generar un colapso que termine en desabasto.

Indicó que ante este panorama México tiene la necesidad desarrollar mayor infraestructura para el almacenamiento y distribución de combustibles, para ayudar a tener mejor coberturas en los mercados y ser una alternativa ante el cierre de ductos, no obstante dijo que la desconfianza que ha generado el actual gobierno ha detenido la inversión de la iniciativa privada.

Falta infraestructura

Giorgios Athanasakis, gerente general de Lucky Gas Transport, coincidió en señalar que la falta de de infraestructura en terminales de almacenamiento provoca que los transportistas hagan recorridos que van de los 200 hasta los 800 kilómetros de recorrido para recibir los hidrocarburos, situación que impacta en los tiempos operativos para cargar este tipo de insumos.

“Cuando nuestro país cuente con terminales de almacenamiento para recibir producto de distintas refinerías se van a reducir los tiempos y los tanques de 47 mil litros podrían ser los más demandados. No hay que olvidar que el autotransporte ha cobrado mayor relevancia para mover este tipo de mercancías ante el cierre de ductos y lo limitadas que están algunas vías férreas en el país, por lo que se requiere de mayor infraestructura para ser más eficientes”, sostuvo.

No obstante, dijo que pesé a la estrategia contra el huachicol el robo a las unidades de carga dedicadas al traslado de combustibles no ha cesado. Aseguró que en lo que va del año se han robado 15 unidades, de distintas empresas transportistas en la carretera México-Tuxpan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *