mar. Jul 14, 2020

Los golpes que ha dado el COVID-19 a la cadena de suministro

Cadenas de suministro deben permanecer en pie por COVID-19, pues se necesitan productos durante cuarentena.

Las cadenas de suministro deben funcionar, y se deben optimizar durante crisis.

China, economía clave, está viendo problemas para alimentar cadenas de suministro con normalidad.

Compartir

Las cadenas de suministro deben funcionar de la mejor forma posible, pues enfrentamos una situación global complicada que debe ser superada con ayuda de todos, y para ello necesitamos sobrevivir mientras nos mantenemos con el mayor aislamiento posible.

Sin embargo, dichas cadenas pueden estarse viendo disminuidas debido a las restricciones que el COVID-19 obliga a implementar como políticas públicas, en el entendido, claro, que la actividad transportista y logística es clave.

Institute for Supply Management (ISM), por medio de su reporte “COVID-19 Survey: Impacts On Global Supply Chains“, dio a conocer que el 75% de las empresas sufren interrupciones de distribución debido al coronavirus; y más del 80% cree que sufrirá un impacto.

China, economía clave para todo el mundo, opera al 50% de su capacidad, esto con 56% del personal con el que normalmente cuentas. Esto se traduce, a nivel de las empresas, con el 57% de mayores plazos en las entregas, 62% de retrasos y el 44% de las empresas no tienen plan “B” después del país asiático.

Pymes corren mayor riesgo en la cadena de suministro automotriz

¿Cómo enfrentarlo? 

Por otro lado, el documento “COVID-19: Operations and supply chain disruption” de PwC destaca tres acciones para afrontar el coronavirus: implementar herramientas de visibilidad de las limitaciones de capacidad de los proveedores, utilizar herramientas de evaluación de riesgos para modelar escenarios alternativos de suministro y reconfigurar cadenas de suministro para crear un modelo proactivo más integral.

La tercera opinión es de la consultura Deloitte, que en su “Diagnóstico de Desempeño Macro-Marzo 2020” advierten el impacto que tendrán las políticas públicas instauradas en las cadenas de suministro.

Asimismo, aconseja: educar a empleados sobre síntomas de COVID-19, reforzar protocolos de detección, alinear sistemas de TI y soporte a requisitos de trabajo, planes de sucesión para puestos ejecutivos clave, centrarse en el flujo de caja, mejorar planeación de la fuerza laboral, actualizar política de inventarios, mejorar visibilidad d emateriales entrantes, centrarse en agilidad de la programación de producción, evaluar alternativas logísticas y realizar visualización de escenarios globales.

10 tips para mantener la cadena de suministro ante el COVID-19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *