dom. Jul 12, 2020

Los retos de la última milla frente boom del e-commerce

El COVID-19 ha hecho que la tiendas físicas cierren que las empresas que realizan envíos tengan un boom con el e-commerce

La logística del e-commerce

La última milla representa el 28% del costo total de la entrega

Compartir

La crisis sanitaria de COVID-19 ha traído impacto en el comercio electrónico, al ser un medio de compra que puede resultar más seguro que las tiendas físicas, mismas que fueron cerradas en las etapas más arduas de la contingencia.

Este escenario ha dado un papel protagónico a las empresas que se dedican a realizar los envíos de los productos. De acuerdo con Jesús Campos, especialista de Materials Handling Management Society Latinomerica (MHMS Latam), algunos de los retos que se tienen en la última milla son:

1-      La última milla representa el 28% del costo total de la entrega. Por lo que es necesario balancear para no salir perdiendo y que el cliente sienta que se le cobra demasiado. “No existe entrega sin costo, no podemos creer que eso es gratis. Tienes que balancear cuánto cuesta una entrega”, señala el experto.

2-      Un 55% de los clientes aumentarían la lealtad con entregas tan rápidas como de sólo dos horas. En este sentido, es necesario digitalizar procesos para tener mayor exactitud y reducir al mínimo los tiempos.

3-      Tomar en cuenta el ruteo dinámico, ya que alrededor de una tercera parte de los clientes cambian el lugar de la entrega de los artículos. Ha quedado atrás el concepto de trazar las rutas con anticipación sin tomar en cuenta que pueden cambiar en cualquier momento.

4-      Es de vital importancia reducir los kilómetros recorridos. De 2000 a 2020, este concepto se ha reducido en 37%.

5-      Se debe ser más previsor e ingenioso en las entregas, sobre todo en ciudades grandes, ya que siempre se pueden presentar situaciones fuera de lo planeado, como es el caso de las manifestaciones o tránsito lento. Las situaciones siempre son cambiantes.

6-      “Se estima que para hacer 100 entregas hay que hacer 150 viajes. En realidad 50 viajes fallaron, ¿a quién cobro eso en tiempo y en dinero?”, señala el especialista, por lo que pone esta situación como uno de los grandes retos.

7-      Tomar en cuenta que el 90% de los compradores quieren rastrear su pedido, al grado de que casi se ha convertido en una obsesión saber dónde va o cuándo llegará. Tener esto en cuenta es sinónimo de dar un mejor servicio.

8-      ¿Y si no le gusta? El experto señala que tener un sistema de devoluciones es de gran importancia. Estima que en Estados Unidos el 42% de los clientes han regresado algo, además de que más de la mitad se abstendría de comprar si no hay un sistema de devoluciones.

Conducción autónoma, ¿una solución al COVID-19?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *