mar. May 26, 2020

Logística: la gran aventura de los juguetes

Antes de llegar a los estantes, los juguetes viajan por barco, tren y tractocamiones

No, la elección de los juguetes no es cosa de juego, lleva más de un año de anticipación

Compartir

¿Recuerdan la emoción de despertar el 6 de enero y encontrar un obsequio junto al zapato? o ¿recibir juguetes en las fiestas de cumpleaños?, incluso, hoy en día, nuestro niño interior nos hace recordar con añoranza esos días en los que ganar una competencia de carritos, pelear con luchadores, “curar” a tus muñecos o “cocinar” en una pequeña estufa de plástico, era algo único.

Pero, imaginan los kilómetros que recorrieron para llegar al estante de algún autoservicio o jugueterías. Cual travesía de Toy Story, los juguetes que vienen de Asia, Estados Unidos o de las fábricas mexicanas, recorren un largo camino.

Listos para la aventura

Antes de llegar a tus manos, los juguetes “viven” una gran aventura, la aventura de la logística. México importa más del mil 700 millones de dólares en juguetes y, de estos, el 82% viene de Asia, reveló el documento Conociendo la industria del juguete del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

“Normalmente vienen en barco desde Asia, en caja multimodal desde Estados Unidos o en avión solamente por alguna urgencia”, comentó Javier Arellano, director de Operaciones de Hasbro México. Y dependiendo de su origen tardan de 15 a 45 días en llegar.

Una vez que llegan a los puertos mexicanos, los juguetes tienen que esperar su turno antes de salir a su destino final, pues además de la saturación tienen un obstáculo difícil de vencer: Los bloqueos. “El principal problema viene en la salida de los puertos, por los bloqueos en las vías de ferrocarril y carretera que se han dado recientemente”, manifestó el directivo de la juguetera de origen estadounidense.

En caso de los juguetes hechos en México que van para el extranjero, o a los diversos estados del país, el proceso es similar.

“Cada juguete se coloca en una caja máster que puede llevar 6, 12 o 24 piezas y, dependiendo del tamaño y tipo de producto se empaca en tarimas. El proceso es aprobado por una compañía certificadora como SGS y, posteriormente, se trasladan en traileres a una terminal ferroviaria o, en algunos casos, el mismo transporte los lleva a la frontera para su exportación”, explicó Miguel Ángel Martín González, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (AMIJU).

¿De tin marín?

No, la elección de los juguetes no es cosa de juego, lleva más de un año de anticipación. A los fabricantes les lleva un año darle forma al nuevo juguete, y a los mismos distribuidores también les lleva tiempo decidir qué tipo de juguete deben colocar en el mercado.

“Preparamos nuestros suministros con más de un año de anticipación, en coordinación con nuestras áreas globales”, dijo el representante de Hasbro.

“Más de la mitad de nuestra línea cambia cada año y va de acuerdo con el entretenimiento, temporalidad y las modas de los niños”, agregó.

Una vez que los fabricantes ya tienen sus catálogos toca el turno a las tiendas de retail y jugueterías.

“Hacemos análisis y, en conjunto con el proveedor, seleccionamos los artículos. Para las compras de importación seleccionamos los productos con un año de anticipación y para las compras nacionales, ocho meses”, explicó la tienda de autoservicio Soriana.

El equipo de Soriana se pone su sombrero de detective y con lupa en mano persigue la pista de los juguetes que estarán en el mercado el próximo año.

“Con un año y medio de anticipación, aproximadamente, investigamos cuáles serán las películas que se tendrán en cine y preparamos un calendario anual. Estamos atentos a las diferentes plataformas, YouTube, Netflix, TV, etc, para revisar las diferentes series infantiles con un alto rating, posteriormente el proveedor nos ofrece lanzamientos y novedades”, manifestó la cadena de tiendas.

Además un equipo especial se pone la “capa de superhéroe” para viajar a otro continente. “Viajamos un año antes a China para hacer la preselección de juguetes de importación y también visitamos diferentes showrooms nacionales para mantenernos actualizados y ver físicamente las muestras”, detalló Soriana.

Carga de sorpresas

La temporada navideña, del 10 de diciembre al 10 de enero, es la reina en las ventas, pues en este periodo se comercializan cerca del 70% de los juguetes de todo el año, el segundo pico es el Día del Niño, pero ese apenas alcanza el 8% de la comercialización.

“En el caso de Navidad, empezamos a recibir mercancía a finales de agosto de cada año”, informó Soriana, quien también reveló que la comercialización de este producto en las tiendas de autoservicio ya representan el 60% de la venta de juguetes en el país.

Antes de llegar al anaquel, los juguetes pasan por un último sitio, los centros de distribución y, de allí, las áreas de logística organizan el reparto a las tiendas de todo el país, el traslado se hace con flota propia y en temporadas altas se renta el transporte.

Eso sí, para llevar esa carga los transportistas deben cumplir ciertos requisitos como tener certificados de confianza, así como aprobar auditorías de responsabilidad social y pruebas de operación, explicó Hasbro.

¡Ahora! los juguetes están en los estantes esperando que la mano de un niño los saque del empaque y les de vida con su imaginación.

Este texto pertenece a la edición de mayo de Alianza Flotillera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *