mar. May 26, 2020

Fortalecer la región para enfrentar a China

El T-MEC es una oportunidad para que México aprenda de las cosas que dejó de hacer en el anterior acuerdo y así enfrentar a China como región

T-MEC arma para vencer a CHina

El T-MEC convertirá a la región en la más dinámica del mundo.

Compartir

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entró en vigor el 1 de enero de 1994, el acuerdo comercial entre México, Estados y Canadá impulsó a la región niveles nunca antes vistos.

A pesar de sus detractores, los números hablan por sí mismos, de 1994 a la fecha, México pasó de exportar 52 mil millones de dólares a 461 mil millones de dólares en 2019, en los casi 27 años de TLCAN el país multiplicó casi nueve veces las exportaciones. México es el 12vo país más exportador del mundo y también el 13vo más importador.

Hace 40 años, el 87% de los productos de exportación eran del petróleo y sus derivaros, actualmente el 89% de la exportación son manufactura de distintos sectores, es decir bajo la dependencia del petróleo.

Estos son grandes logros, pero el nuevo Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) deja en evidencia lo que el país azteca dejó de hacer en este tiempo, explicó Francisco Méndez, director general de Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (COMCE) Bajío.

Por ejemplo, el costo logístico de una empresa llega a ser hasta un 30% superior al costo logísticos de una empresa similar en otro país.

Además, los seis estados fronterizos con Estados Unidos concentran el 56% de las exportaciones, y de estas el 94.7% son hechas por macros y grandes empresas, relegando a las pymes a menos de 5% del total de las exportaciones.

El especialista hizo especial énfasis en las políticas de proteccionismo disfrazadas de normas y sobrerregulaciones, que dice, ni siquiera cumplen con su objetivo de cuidar a los productos mexicanos. “Mercancías que requieren padrón de importadores, aduanas exclusivas, NOM injustificadas”, refirió.

Para el especialista, el T-MEC “es una oportunidad de potenciar y consolidar la región de América del Norte como la región más dinámica del mundo para hacer frente a China”.

El especialista puso como ejemplo al sector automotriz como la industria mejor integrada. La región produce 17 millones de vehículos, 2 en Canadá 11 en Estados Unidos y 4 en México y lo hacen con cadenas de valor integradas, acorde a las ventajas competitivas de cada país.

Para el representante de COMCE, la principal ventaja de la implementación del T-MEC es la certeza que tendrán los inversionistas para atraer capital extranjero directo.

Por el mismo tenor se manifestó José Acosta, presidente de asuntos gubernamentales para la región de las Américas en UPS, explicó que la implementación del T-MEC en este momento de crisis, a causa de la pandemia por el COVID-19 ofrece más oportunidades a la región pues los productos que antes traían de China y otras partes del mundo ahora pueden hacer más fuerte a la región de Norteamérica. “Tomar ventaja como región en lo que se ve el futuro de la cadena de suministro”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *