mar. Jul 7, 2020

Lubricantes para equipo pesado

Existen varios puntos que deberás tomar en cuenta antes de asegurarte de elegir el lubricante adecuado que garantice la protección del motor

Elegir el lubricante adecuado es una misión posible si se conocen normas y el motor.

Es importante conocer las normas por región y revisar el manual para elegir un lubricante adecuado

Compartir

Hablar de lubricantes para servicio pesado es un tema que puede ser sencillo, pero, a la vez, profundo y complejo, dependiendo de la seriedad con que se tome.

Si consideramos que las unidades de transporte constituyen un activo importante a la hora de generar recursos para las empresas, y de que, a partir de su buen desempeño, dependerá también el cumplimiento de los compromisos de entrega, aunado al costo que tienen estas grandes máquinas, lo ideal entonces, sería tener una consideración importante de su buen uso.

Tipos de lubricantes

Un lubricante está constituido por dos elementos fundamentales: la base y la carga de aditivos. La protección comienza teniendo conciencia sobre qué tipo de base es la que necesito.

Existen diferentes clasificaciones de lubricantes por la constitución de su base y que, dependiendo de cuál sea, dará mayor o menor protección al motor:

Mineral: Este tipo de lubricante está dividido en dos variantes Grupo I y Grupo II. Es una protección básica. El Grupo II es más limpio y representa más kilómetros, al tiempo que cumple con la especificación europea, adicional a las normas tradicionales americanas a diferencia del Grupo I, que sólo cumple con las normas americanas, el origen de estas bases es el petróleo.

100% sintético: Su obtención implica someter la base de petróleo a procesos más complicados para obtener una base de mejor constitución, con más prestaciones de protección y limpieza, capaz de incrementar el periodo de cambio, sin sacrificar desempeño de protección al motor. Su protección es alta y algunas de estas bases no provienen del petróleo.

Semisintético: Son bases que normalmente se forman de la mezcla entre dos tecnologías, una de ellas mineral o la otra sintética, aunque algunas marcas europeas denominan semisintética, es decir Grupo III.

¿Cómo seleccionar la viscosidad correcta?

La selección de viscosidad es el primer factor importante para garantizar el comportamiento del aceite con respecto a los cambios de temperatura dentro del motor.

Necesitamos observar que el aceite esté cumpliendo la norma SAE con el grado de viscosidad recomendado en el manual del fabricante, por ejemplo: SAE15W40.

¿Cómo elegir un lubricante de calidad?

Al momento de elegir un lubricante que garantice un alto poder de protección es necesario tomar en cuenta las normas internacionales:

API. American Petroleum Institute: Letra C.-Indica combustible diésel, ejemplo: API CI-4, API CJ-4, CK-4 son las normas más recintes.

ACEA. Asociación de Constructores de Automóviles, actualizada al año más reciente: Letra E.-Indica Servicio Pesado, ejemplo: ACEA E7.

El cumplimiento de estas normas dependerá de la región donde se utiliza y donde se fabrica el vehículo. En Latinoamérica observamos primero las normas americanas API, sin embargo, las normas ACEA son ciertamente más exigentes, hay lubricantes que tienen las dos en servicio pesado.

Las certificaciones del lubricante avalan la protección que brindan, sin embargo, debemos buscar que estén actualizadas o al menos, acorde con el manual del vehículo.

Recomendaciones para realizar los cambios

Debemos tomar en cuenta que el periodo de cambio de aceite es importarte, porque impacta la protección que recibe el motor, cuando el aceite lubricante ha excedido su tiempo de vida, se oxida y pierde todas las propiedades de protección, esto ocurre a medida que el aceite es expuesto a condiciones de altas temperaturas y entra en contacto con los contaminantes.

En general, todos los lubricantes comienzan a degradarse en propiedades desde el momento en que entran en contacto con altas temperaturas y son expuestos a presiones y contaminación, producto de la combustión.

En ocasiones, aunque no se hayan alcanzado las horas de trabajo o los kilómetros de cambio, pero han transcurrido más de seis meses del último cambio de aceite, es necesario realizar el cambio. Los aceites 100% sintéticos son capaces de aguantar hasta un año, en el caso de que no se haya recorrido el kilometraje recomendado. En el manual de servicio se especifica el kilometraje o tiempo, lo que ocurra primero.

También será fundamental analizar qué tipo de combustible se utiliza, hay algunos lugares donde el diésel, por ejemplo, es demasiado contaminante y el contenido de azufre supera las 350 ppm (partes por millón), en estos casos, hay una afectación directa al rendimiento del aceite, ya que el contenido de azufre provocará un exceso de contaminantes y ataque químico, esto reduce considerablemente la vida del aceite de motor.

No obstante, a la hora de pensar en el kilometraje o periodo de cambio debemos usar siempre la referencia del manual del fabricante y después de eso considerar el combustible que se utiliza, en esta región tenemos entre 300 y 360 ppm de azufre en el diésel.

Hoy en día, las unidades con motores modernos utilizan sistemas catalíticos SCR que requieren diésel de ultra bajo azufre (DUBA) con 15 ppm. Sin embargo, el diésel normal que está a la venta no llega a esos niveles, lo cual, afecta el rendimiento al menos en un 30%.

Otro punto para tomar en cuenta es el medioambiente donde circula el vehículo, puede ser terracería o carretera. En terracería las partículas de polvo que entran en el interior del motor son mayor número y terminan mezclándose con el aceite, reduciendo sus prestaciones, aumentando su abrasividad y, en casos extremos, también aumenta la viscosidad, lo que produce un funcionamiento deficiente en la protección del motor, acortando su tiempo de vida.

En este caso, hay que retirar el aceite en periodos menos prolongados, es decir, para los vehículos que trabajan en minas, el periodo de cambio será de casi la mitad que tendrían esos mismos motores utilizados en carretera.

Por este motivo, algunas de las normas como las americanas ya consideran estos usos y dividen la clasificación de los aceites modernos en API CA-4 offroad y API CK-4 on road.

El segundo nivel que es más importante para tener la certeza de que el lubricante funciona con la más alta calidad es el cumplimiento de las normas de los fabricantes de motores.

En servicio pesado las normas más importantes son las de los fabricantes de motores y las podemos encontrar en la etiqueta del aceite o en la hoja técnica del producto:Mercedes-Benz, Cummins, CAT, Detroit Diesel, MAN y Volvo.

Solamente los fabricantes de lubricantes más especializados cubren las normas de todas las armadoras con diferentes productos.

No mezclar lubricantes es una buena costumbre

Para mantener uniforme el funcionamiento y la protección del motor es recomendable no mezclar viscosidades ni tecnologías de aceite.

Cuando hay un consumo es normal pensar en rellenar el depósito, algunas veces, por desconocimiento se crea un efecto adverso, ya que, al introducir un lubricante de muy baja calidad como relleno, olvidamos que se va a mezclar con el lubricante que ya está utilizando, lo cual,produce una disminución en la calidad y desempeño del aceite.

Por eso, la recomendación es que se utilice en la medida de lo posible, el mismo lubricante que se lleva en el interior del motor, esto hará que no baje la calidad y se conserve la protección y limpieza interna.

Ahorra tiempo y dinero

Al seleccionar un lubricante de calidad podemos tener beneficios como mayor protección al desgaste y limpieza dentro del motor, mayores rendimientos de combustible, cambios más prolongados de aceite, menores emisiones contaminantes y confort de marcha, además de aumentar la vida media del motor en buen estado, lo cual se traduce en menores gastos de mantenimiento.

Tener conciencia de estos beneficios, puede llevarnos a la conclusión de que vale la pena invertir en un buen lubricante, adquisición que veremos reflejada en el costo de los mantenimientos correctivos.

Información: Daniel Rangel Lorenzana / Área Sales Manager México,Central América & Technical Manager for LATAMWolf Oil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *