Administración de llantas, clave para generar ahorros

Tener una buena administración de llantas de la unidad puede generar mejoras de rendimiento en hasta un 30%. Conoce las buenas prácticas

La inspección física de las llantas se debe hacer con regularidad

Compartir

Un buen programa de administración de llantas en las flotas de vehículos puede generar mejoras de rendimiento de más del 30%, de acuerdo con Manuel Berthely, asesor comercial y de servicios de Mexicolven.

En un seminario virtual organizado por el Consejo de Mantenimiento y Tecnología (CMT), tanto Berthely como Felipe Vázquez, ingeniero de soporte a clientes de Michelin, coincidieron en que un buen programa de administración y mantenimiento de llantas representan beneficios en términos económicos, ecológicos y de seguridad para las firmas transportistas.

Pero, ¿qué son o a qué se refieren estas buenas prácticas?

De acuerdo con Berthely, existen dos vertientes en las que se pueden tener buenas prácticas: en lo administrativo y en lo técnico, de las cuales se pueden dar ciertas recomendaciones.

Administrativo: En el área de planeación es imprescindible tener reportes de rendimiento entre kilómetros y gasto, control de compras y servicios, procedimientos a seguir en todas las áreas, tener presentes normas y reglamentos vigentes, formatos y software de control, así como un reporte de las necesidades a cubrir.

Técnico: En esta área se deben tener en cuenta aspectos como: Control del almacenaje de llantas, inspecciones físicas constantes, dictámenes de daños, buen uso de las tecnologías alternas para el cuidado y buen uso de los neumáticos, vigilancia de buenas prácticas (mantenimiento de presión, monitoreo, evaluación, directrices de los sistemas de inflado),control de técnicas y servicios, calibración de equipos de medición, mantenimiento del equipo de los talleres, uso de seguridad personal y en instalaciones.

En tanto que Felipe Vázquez, de Michelin, da algunos consejos sobre lo que no se debe hacer:

-Carecer de una política de renovado.
-Usar llantas de bajo rendimiento de km.
-Falta de control en las presiones de aire.
-Tener problemas de Geometría vehicular.
-Malos hábitos de conducción.
-Problemas mecánicos en la suspensión de los vehículos.
-Problemas mecánicos en general (frenos, rines, diseño inadecuado para las rutas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *