Filtros para equipo pesado

Existe una serie de mitos y realidades con respecto a utilizar filtros tanto de aire, aceite y combustible. ¡Lo barato sale caro!

Los filtros de aceite son los más dificiles de diagnosticar

Compartir

En ocasiones por ahorrarnos unos pesos en la compra de filtros, elegimos los más baratos. Sin embargo, esta decisión nos puede llevar a gastar más el día de mañana al tener que realizar una reparación mayor del motor.

En ese sentido, una de las características más importantes en la elección de filtros es la calidad de filtración ¿Cómo podemos saber cuándo una pieza de estas es de calidad?

En un filtro de aire a simple vista se puede observar la cantidad de
pliegues (doblez del papel filtrante), pero los de aceite, por ejemplo, es más difícil saber cuántos pliegues contiene. Por ello para conocer si está funcionando o no, hay que abrirlo y observar qué tanta impureza está reteniendo.

Un filtro que no se tapa no es lo más adecuado, al contrario, al taparse es una muestra de que está saturado de suciedad y no deja pasar las impurezas al motor.

Filtros de aire

Este tipo de filtros, deben funcionar de forma fiable también en condiciones extremas. Durante su fabricación, la celulosa se impregna con resinas especiales utilizando un costoso proceso que aumenta la estabilidad de los pliegues y evita que se deformen.

Una vez realizado el precalentamiento en este paso se prepara el papel para cambiar su forma en el denominado proceso de “grabado” donde se pliega el papel según los requisitos.

Para conferir al papel su capacidad de carga mecánica y su resistencia química y térmica se debe endurecer la impregnación.

Los medios de filtrado combinan fieltro y papel. Su producción es complicada, pero en comparación con los filtros de papel convencional retienen hasta un 40% más de suciedad, y esto con una capacidad separadora similar.

Los fieltros de filtrado están hechos de fibras de plástico cuyo grosor se mueve en el rango micrométrico: cuanto más finas sean estas mejor es la filtración, pues poseen una estructura en forma de capas, de tal forma que el grosor y la finura de las fibras aumenta desde el lado sucio al lado limpio.

Este denominado “efecto de tolva” permite una retención muy elevada de la suciedad y al mismo tiempo una resistencia de paso baja.

Filtros de combustible

Estos filtros funcionan en tractocamiones, autobuses, vehículos industriales, tractores, excavadoras y palas cargadoras, ya que los motores de inyección modernos necesitan alimentarse con un combustible extremadamente limpio y homogéneo y, en la medida de lo posible, sin pulsaciones.

Filtros de aceite

Su función es quitar la suciedad del aceite, con esto evitamos la contaminación entre los cojinetes de biela y bancada y el cigüeñal. Ya que entre estos existe un espacio muy reducido entre ellos.

Sin el filtro de aceite o un filtro de baja calidad, deja pasar cualquier impureza a estas pequeñas paredes, dando como consecuencia un desgaste prematuro. Por esta razón, debemos colocar uno que sea adecuado a cada aplicación.

Cartuchos de secador de aire

Su función es extraer la humedad del aire y evitar así la corrosión en piezas como conductos y depósitos en los sistemas de aire comprimido que se encuentran fundamentalmente en vehículos industriales de peso entre mediano y alto.

Estos sistemas neumáticos se usan para muchos procesos de mando y regulación, y la mayoría de las veces también para el sistema de frenos.

Este artículo forma parte de la edición de junio de Alianza Flotillera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *