Alianza Flotillera: Periodismo especializado en México.

Compromisos y responsabilidades

Compartir


La situación financiera mundial, ha obligado al sector del autotransporte en el país a ajustar estructuras y replantear estrategias ante un panorama difícil.
La industria del autotransporte de carga en el país ha sido desde sus inicios uno de los sectores de la economía que representa uno de los ejes medulares de la competitividad del país.

Y aunque ha pasado por periodos de estabilidad, actualmente pasa por uno de sus peores momentos, que genera en consecuencia una disminución en su competitividad.

El 2008 fue un año difícil, donde varios factores impactaron negativamente, como fue el incremento en el precio del diesel, pero principalmente la devaluación del peso frente al dólar que trajo una baja en la productividad al quedarse paradas cientos de unidades y, por tanto los volúmenes de carga transportadas registraron un déficit considerable.

Es así que la industria del autotransporte necesita ajustar estructuras y replantear estrategias, para contrarrestar los efectos de la crisis financiera actual.

Efectos
Por ejemplo, algunos de los empresarios mexicanos que existen en el país, en su mayoría micros, pequeños y medianos, que generan más de cuatro millones de empleos directos e indirectos, ya enfrentan serios problemas como efecto del panorama predominante.

Tan sólo en Veracruz,  se estima que un 30 por ciento del transporte de carga está paralizado ante la baja de la actividad económica, hecho que conlleva pérdidas millonarias. Por ello, empresarios transportistas de la región, han solicitado a las autoridades correspondientes, apoyos en capital de trabajo, resolver el problema de flujo y tener un mejor comportamiento financiero.

Otro de los casos es el de los transportistas de Cuernavaca, quienes ante la baja de los servicios, ha obligado a algunas compañías a vender o perder parte de sus flotillas; en tanto, los hombres-camión, corren el riesgo de su desaparición.

A decir de Jorge Cárdenas, presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), este organismo se compromete a impulsar las acciones necesarias para garantizar en el corto plazo la viabilidad de los negocios en la materia; y en el mediano y largo plazo, fomentar su crecimiento y desarrollo con el objetivo de fortalecer al transporte en beneficio del país.

Por su parte, el  subsecretario de Transporte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Humberto Treviño Landois, subrayó que los efectos adversos producto de la crisis económica mundial pueden afrontarse mediante el impulso económico que generen las inversiones públicas y privadas; así como con la ampliación y mejoramiento de la infraestructura carretera y modernización del parque vehicular.

Menores resultados
Pero no sólo los transportistas han sufrido los efectos, también los fabricantes de unidades pesadas han visto mermadas sus ventas internas, que además de los factores económicos mencionados, el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) y la entrada de unidades usadas procedentes de Estados Unidos al país, complican su recuperación a corto plazo.

Según la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), este sector hoy en día de igual forma enfrenta las altas tasas de interés, implicando falta de liquidez, llevando a que las perspectivas económicas resulten con “pocas esperanzas” de inversión.

Para muestra un botón. El organismo detalló que al cierre de 2008, esta industria registró pérdidas importantes tanto en producción y exportación, como en las ventas domésticas.

En el acumulado de enero-diciembre de 2008, la producción reportó sólo 78 mil 933 unidades pesadas, lo que significó una baja de 8.6 por ciento con respecto a 2007.

Asimismo, las ventas totales del año anterior en el mercado nacional reflejaron un déficit de 3.1 por ciento, con 50 mil 258 vehículos colocados.

Respecto a las exportaciones, éstas alcanzaron en el periodo referido 36 mil 741 unidades, registrando una disminución de 7.9 por ciento en comparación de 2007.



Fuente: ANPACT

Alzan la voz
Ante esta situación, existen actualmente opiniones encontradas por parte de los transportistas, unos optimistas y otros temerosos por el fututo incierto de esta industria en el país.

Enrique Morado Castro, gerente de tráfico de Transportes Vencedor, consideró que  es necesario hacer un blindaje comercial y empresarial.

“Como comerciantes y empresarios, debemos comprometernos a mantener las fuentes de empleo, porque aquí nos tocó vivir; y si bien no hay bonanza que dure todo la vida, tampoco hay crisis que dure toda la vida, por lo que estamos seguros de contar con la capacidad para salir adelante”, puntualizó.

Agregó que esta firma con más de 50 años de experiencia al servicio del turismo con presencia en las principales ciudades del país, está haciendo un esfuerzo por seguir proporcionando un servicio de calidad, pero que al mismo tiempo no impacte en las tarifas, las cuales se han mantenido, y de ser posible,  continuarán así hasta el segundo semestre de 2009.

El empresario de transporte urbano y foráneo, aseguró que en el mediano plazo no llegarán nuevas inversiones y, tras efectuar algunos ajustes internos, la platilla laboral se mantiene, pues es gente que responde con eficiencia en su desempeño y lucha por mantener su fuente de empleo.

Por su parte, Orlando Toscano Godínez, gerente general de Auto Express Toscano, comentó que su visión como empresario ha sido transformada en los últimos años por las condiciones cambiantes del mercado.

Siendo una empresa dedicada al transporte de carga general, resaltó que la exigencia hacia los que ahí laboran ha tenido que ser mayor no sólo por la búsqueda de la competitividad, sino también por lo agresivo del entorno económico y social.

José Carlos Arámbula Flores, director general de Transporte Arámbula, advirtió que hoy en día el país vive presiones que ponen a prueba su fortaleza y unidad, “lo que nos obliga a sacar la casta, ya que los vaivenes de la economía mundial no deben traducirse al interior en un movimiento especulativo de incalculables consecuencias”.

“Los últimos acontecimientos en el país han dado cuenta de lo que somos capaces de hacer los mexicanos. Actualmente tenemos la gran oportunidad de superar rezagos y ofrecer a las presentes y futuras generaciones mejores condiciones de vida, ya que los transportistas tenemos la oportunidad y responsabilidad histórica para inyectar una renovada proyección y un nuevo perfil a la actividad que desarrollamos”, afirmó.


Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Subir