Alianza Flotillera: Periodismo especializado en México.

SCT le pone freno al autotransporte

Ante la falta de documentos, como licencias y placas, para operar en carretera, los transportistas han tenido que destinar algunas de sus unidades al tránsito local

trámites autotransporte
Transportistas sufren de extorsiones por falta de documentos

Compartir

Como reza el dicho popular: “el que tiene tienda que la atienda y sino que la venda”, es una de las peticiones que le hacen los transportistas a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), quien a partir de la emergencia sanitaria por COVID-19 detuvo el proceso de los trámites que permiten la circulación del autotransporte federal.

De acuerdo con transportistas consultados por Alianza Flotillera esta situación no sólo frena las operaciones que realizan, sino que también merma sus ingresos, les genera incertidumbre para la renovación de su flota vehicular, así como en las pólizas de seguros que tienen contratados y les provoca problemas de extorsión.

Cabe recordar que, desde marzo pasado, la SCT informó que los trámites relativos a la expedición y reposición de licencia federal de conductor, así como los trámites de expedición de permisos, altas y bajas vehiculares de autotransporte federal, transporte privado y servicios auxiliares quedaban suspendidos debido a la pandemia.

En este contexto y de acuerdo con el organismo, la vigencia de las constancias sería hasta el 31 de diciembre de 2020, mientras que, la solicitud de citas para dichos trámites se realizaría a través del Sistema de Citas Online.

Sin embargo, algunos transportistas han manifestado su descontento al señalar el rezago existente y el exceso en tiempo para la emisión de éstos.

Extorsión latente

Para Óscar Alejandro Ceballos, director de ventas de Express MG, el hecho de que los operadores cuenten con una licencia vencida no les permite trabajar de manera normal, pues incluso, han reportado casos donde se les restringe el acceso para poder descargar.

“En algunos parques industriales el personal operativo que no está informado sobre los retrasos en la emisión de permisos le impide el acceso al conductor, esto nos genera demoras, porque tenemos que explicar o hablar con un superior. Hemos tenido algunos casos, que son aislados, en que a los operadores se les niega por completo el acceso por no tener la licencia vigente”, sostuvo.

A lo anterior dijo, se suman los problemas de extorsión que esta situación genera, “da pie para que autoridades locales o municipales se ‘pasen de la raya’ y nos paren con cualquier pretexto para extorsionarnos”.

Rafael Ortiz Pacheco, presidente de la Alianza Mexicana de Organización de Transportistas (AMOTAC), coincidió en señalar que, aunque la SCT permite hacer un preregistro en línea para que los operadores acudan a las oficinas de la dependencia a terminar algún trámite, siempre y cuando la entidad, localidad o región esté en semáforo naranja, el sistema de la dependencia es lento y está saturado.

“Nos tienen contra la pared, si quieres conseguir un permiso tienes que esperar de 20 a 30 días y dependiendo de la entidad en la que estés te lo entregan. Se ha hecho un viacrucis la tramitología para el autotransporte. Nos pone en desventaja con la corrupción en carreteras porque, aunque la SCT diga que las licencias se van a respetar, las policías locales y municipales se hacen como el muerto del panteón: no saben nada”.

Tope a la renovación

Sin embargo, los transportistas y operadores no sólo han tenido que hacer frente a la extorsión generada por las licencias vencidas, sino que también han tomado algunas medidas extraordinarias para la renovación o adquisición de unidades nuevas.

Al respecto Enrique Rustrian, delegado de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga Córdoba Orizaba, indicó que algunas empresas han decidido detener inversiones en la compra de unidades nuevas, debido a que no cuentan con los permisos y placas para circular.

“Hay compañías que ya habían hecho sus pedidos, por ejemplo, para renovar parte de su flota y ahora tienen el problema de que son unidades que no pueden poner a trabajar; son inversiones paradas y eso afecta su rentabilidad”, aseguró.

Agregó que actualmente, la SCT tampoco está expidiendo los permisos ni las calcomanías para los camiones doblemente articulados lo que provoca que las empresas transportistas, nieguen el servicio de fulles a sus clientes lo que les provoca una merma en sus ingresos de 30% por camión.

Seguro, ¿Seguro?

“Otro problema que causa esto es la incertidumbre en las pólizas de seguros, porque en caso de que tengamos un accidente puede ser que la aseguradora no la haga válida, porque la licencia del operador no está vigente”, comentó Juan Pablo Aguinaco, director general de AV Transport, empresa que opera con 40 camiones.

Reiteró que, si bien la SCT publicó en el Diario Oficial de la Federación que las licencias federales de conductor seguirán vigentes hasta el 31 de diciembre del año en curso, para el transportista la posibilidad de tener un pleito legal los pondría en desventaja, porque legalmente las licencias no están vigentes y no hay documento que los avale.

“Como transportistas al no tener las placas o licencias de los operadores, hemos limitado la flotilla a tránsitos locales y no foráneos. Si se llegara a incrementar la carga y se tuviera que aumentar el volumen de fletes esta situación nos pegaría aún más”, puntualizó.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Subir